Como proteger la vista de la luz azul

Hoy en día, pasamos muchas horas delante de una pantalla, ya sea del móvil, del ordenador, de la tele… Y prácticamente a todas horas, antes de irnos a dormir, en el trabajo, en nuestros momentos de desconexión.

Esta exposición prolongada a las pantallas nos provoca la conocida como tensión ocular digital. Hasta existen algunas investigaciones que han señalado que la excesiva exposición a la luz azul —especialmente por la noche— pueden provocar algunos episodios de insomnio, ya que se puede dar la anulación de la segregación de melatonina, que se encarga de establecer el ciclo del sueño. Por esto,la exposición prolongada a las pantallas puede producir algunas alteraciones en los patrones de sueño, así como aumentar la fatiga ocular.

A continuación, te damos una serie de trucos sencillos para que protejas tu vista: 

Regla de 20-20-20

Se trata de una regla fácil. Simplemente, cada veinte minutos, aparta la vista de la pantalla y céntrala en algún objeto que se encuentre a unos seis metros (20 pies) durante 20 segundos o más. Con ello, se previene la fatiga ocular y ayuda a la relajación de los músculos oculares.

Aumenta el tamaño del texto

Esta sencilla acción ayudará mucho, y los resultados se percibirán casi instantáneamente. Si aumenta el tamaño de la letra predeterminada en todos tus dispositivos, no será necesario un esfuerzo extra por parte de los ojos a la hora de leer los distintos textos.

Parpadea

Cuando estamos delante de una pantalla, el número de veces que parpadeamos se reduce a la mitad. Si normalmente pestañeamos entre quince y veinte veces por minuto, cuando estamos ante una pantalla lo haremos apenas unas diez veces o menos. Parpadear ayudará a que los ojos se mantengan lubricados. Si notas que tus ojos se quedan secos, puedes utilizar lágrimas artificiales como una ayuda externa.

Baja el brillo de las pantallas

La luz de las pantallas es una de las principales causas de fatiga ocular. Para solucionarlo baja el brillo de los dispositivos hasta donde puedas ver las distintas cosas con claridad, especialmente de noche.

Renueva tus lentillas con frecuencia

Si usas lentillas y no las cambias con frecuencia, las posibilidades de padecer tensión ocular se multiplican, al margen de que se pueden dar otros problemas, como infecciones o úlceras. El principal problema de no cambiar las lentillas regularmente es que con ello se priva a los ojos de que reciban la cantidad de oxígeno adecuada, lo que puede agravar cualquier síntoma de irritación o de sequedad por el uso prolongado de pantallas.

Gradúa tu vista

Graduarse la vista regularmente te asegura que utilices las lentillas o las gafas que realmente te hacen falta. Con ello, se mejora la salud visual. Una opción que eligen muchas personas es hacerse unas gafas o lentillas específicas para utilizarlas con pantallas.

RECUERDA que muchos expertos recomiendan no exponerse a la luz azul o a cualquier tipo de pantalla al menos una hora antes de irse a dormir, ya que esta luz interviene de forma negativa en el ciclo del sueño.

Dr. Julián Cezón Prieto

Oftalmólogo y Fundador del CIMO (Centro Internacional de Microcirugía Ocular) en Sevilla

Miembro de prestigiosas asociaciones internacionales y nacionales como la Sociedad Española de Oftalmología o el SECOIR (Sociedad Española de Cirugía Ocular Implanto Refractiva). Miembro de Top Doctors

Share this post

Post a new comment